sábado, 28 de junio de 2008

HOMBRES


Hoy vamos a hablar de hombres. Mi larga carrera como mujer casada durante más de 20 años con mi primer novio, no se crean, me autoriza a hablar sobradamente sobre ellos aunque no en todos los terrenos.

A lo largo de la vida una señora tiene relación de uno u otro modo con una gama variada de hombres: su padre, el jefe, los profesores, el carnicero, el pediatra, el del gas, el presidente de la comunidad y por supuesto los reparadores de la multitud de electrodomesticos de la casa.

Yo tengo una amiga que dice que los hombres son como los chinos,aunque parecen todos iguales, cuando se acercan aprendes a distinguirlos.

En cambio yo los comparo con las pizzas: cada uno de ellos puede tener una gran variedad de ingredientes, pero la base siempre es la misma, agua y harina (y más o menos sal).

Son seres completamente inmaduros, y conste que eso no tiene nada que ver con su inteligencia, que yo no pongo en duda, libreme dios. Tampoco nada que ver con su profesión, edad etc.

La mayoría son incapaces de valerse por sí mismos. Necesitan una santa esposa, aunque no la valoren, la respeten ni le hagan el mínimo caso. La quieren para estar lo que se dice "debidamente atendidos". Por otro lado tienen una tendencia a pensar con la "zona sur" de su cuerpo, que es casi automática en cuanto ven lo que ellos llaman una tia buena.

Los hay celosos, que suelen ser infieles, prepotentes,machistas, muchos, graciosillos, chulitos, tímidos etc etc. Aunque desde luego tengo que decir en su descargo que sus madres tienen o tenemos mucha culpa de que sean así. Antes a los niños no se les enseñaba a hacer nada en casa, para eso estaban sus hermanas. Afortunadamente eso está cambiando.

El terreno sexual es otra cosa. Suelen quejarse de que a sus mujeres siempre les duele la cabeza, pero yo se de buena tinta que a ellos les duele tanto o más que a nosotras.

A propósito de esto, acabo de leer un libro titulado " cariño, esta noche no, me duele la cabeza" que nos pone verdes a las mujeres por cierto, escrito evidentemente por un tipo que ni siquiera ha tenido los santos huevos de poner su nombre en la tapa. Es un libro anónimo aunque yo creo que se han reunido una panda de indocumentados y.... en fin, una parida.

¿Habeis oido eo de " mi coche, mi casa, mi mujer? Y además en ese orden. Pienso que tienen esa manía de cambiar tanto de coche porque les resulta más barato, la vivienda está por las nubes y con esto de los gananciales tienen miedo a cambiar de mujer porque temen quedarse en pelotas. Así que cambian de coche cada año, y ocasionalmente de mujer, pero esto de contrabando.

Por otra parte, su ego suele tener el tamaño de una catedral y suele ser inversamente proporcional a su equipamiento.....

De todos modos tienen algunas cosas buenas y yo en particular: LOS ADORO.

2 comentarios:

Paulina Lombardo dijo...

Hola Ada Malvada, me has hecho reir con esta publicacion que te has mandado, porque no es que de la razón sino que es asi y reirnos un poco de lo que somos no tiene nada de malo, porque al final como dices tu los adoramos igual. Y se transforman en nuestro mal necesario.

Vengo del blog de El jardin de Diana ahi te encontre y me resulto muy divertido el paseo.

Muchos saludos, Pau.

eladamalvada dijo...

GRACIAS